Imagen del once inicial del conjunto villarrobledense en el día de ayer.

Las semifinales que enfrentan al Villarrobledo y al Villarrubia en la Copa JCCM se decidirán en el Virgen de la Caridad de Villarrobledo tras el empate a uno que ambos equipos firmaron en el encuentro de ida.

El Villarrobledo fue ligeramente superior, pero, como en el encuentro de liga, volvió a penalizar algunos errores en el último tramo del campo. Entremedias de estas semifinales, ambos equipos deberán jugar los encuentros correspondientes a la segunda jornada de Tercera División: Villarrubia-Azuqueca y Marchamalo-Villarrobledo. Tras el empate, el Villarrobledo acumula otro encuentro sin conocer la derrota y el conjunto ciudadrealeño cosecha su segundo empate consecutivo.

El conjunto de Manolo Martínez se presentó en el estadio del Villarrubia con un once que presentaba varios cambios con respecto al partido de liga del pasado fin de semana ante el Manchego Ciudad Real. Estos cambios se debían a meras rotaciones y reserva de jugadores de cara al compromiso del fin de semana y a las dos lesiones con las que el Villarrobledo viajó a Ciudad Real. Diego Buitrago y Salva fueron bajas ante el Villarrubia. El encuentro comenzó con dominio de los chicos de Manolo Martínez que pronto se transformó en ocasiones. Aitor Asensio estuvo a punto de adelantar a los roblenses a los 4 minutos de partido.

En los primeros 15 minutos se dieron ocasiones de los dos equipos. A partir del minuto 20 el encuentro se niveló en cuanto a dominio, pero continuaron cayendo ocasiones para ambos lados. Primero Fran Minaya para el Villarrobledo y luego Sobrino para el Villarrubia estuvieron a punto de inaugurar el marcador. El Villarrobledo conseguiría transformar una de sus ocasiones en gol al borde del descanso. La defensa del Villarrubia cometió falta dentro del área y el árbitro indicó penalti sobre Piojo y él mismo lo transformó para poner en ventaja a los suyos. Con el 0-1 se llegó al descanso.

El segundo tiempo fue algo más tranquilo que el primero. Llegó el control al partido, algo que ambos equipos habían añorado en la primera parte ya que se podía llegar con facilidad a ambas áreas. Salvo alguna ocasión aislada del Villarrobledo en las botas de un activo Aitor Asensio, los segundos 45 minutos transcurrieron sin mucho que destacar. La locura local llegó en el 93, al borde del pitido final. Cuando parecía que el encuentro se cerraría con victoria para los roblenses, Rubén Moreno se sacó un zapatazo fortísimo desde más de 20 metros que entró por la escuadra de la portería de un Mateo que apenas pudo hacer nada para evitar el gol del Villarrubia. De esta forma se llegó al final del encuentro.

El empate a uno deja el encuentro muy abierto para la vuelta donde ambos conjuntos buscarán el acceso a la final de la Copa JCCM. El factor cancha favorece a un Villarrobledo que se mantiene fuerte en el Virgen de la Caridad. Tras el encuentro fuera de casa ante el Marchamalo, el Villarrobledo deberá disputar dos encuentros consecutivos como local ante el Villarrubia. Cosas que siempre ocurren en las copas. El conjunto ciudadrealeño deberá visitar el Virgen de la Caridad tanto el miércoles para Copa JCCM como el fin de semana para disputar el encuentro correspondiente a la tercera jornada del Campeonato de Tercera División.

Texto. El Deporte de Albacete